Nando desde Maspalomas- EMAIL 8 (13/07/2010)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nando desde Maspalomas- EMAIL 8 (13/07/2010)

Mensaje por Nando el Vie 19 Nov 2010, 15:37

He pasado unos tresmeses en Maspalomas. El compañero que conocí en el centro de personas sintecho, abrió su casa para mí y un sofá me esperaba todas las noches. Tenía unmontón de problemas y había llegado al centro en busca de ayuda alimenticia.

Las chicas del centro lo ayudaron en lo posible, dándole unas bolsas de comidasemanal con alimentos básicos, que yo cocinaba para él con cariño yagradecimiento.

Completamente fuera de sí, buscaba trabajo desesperadamente, mientras su menteandaba perdida entre el fracaso de su relación con su ex novia y la ingesta detodo tipo de calmantes y antidepresivos que sustituían la adicción a la cocaínaque lo había conducido a este estado.

Todo era negro, negativo y sin arreglo para él. Algunas veces le costabaarticular palabras por los calmantes y se tambaleaba por la casa como un zombicon el equilibrio justo para tenerse en pie. Otras el estrés y los nervios le hacíanhablar rapidísimo, repitiendo palabras y saltándose otras... vamos un caos.

Demandaba atención constante y cariño para poder sentirse vivo, para sentir queaun era algo que importaba a alguien. La soledad le aterrorizaba.

Hablamos mientras convivimos e intente darle lo que necesitara, aunque muchas vecesle resultara duro escuchar la verdad. Tuvimos conversaciones dolorosas para ély otras muy profundas sobre temas anteriores que condenaban su mente. Con eltiempo conseguí que se abriera y sacara fuera todo lo que tenía dentro y quepertenecía a su pasado.

Como al mes, había encontrado trabajo y había conocido a una chica con la que queríamantener una relación más seria. Fue el momento de abandonar su pequeña casa.

Mientras vivía con mi amigo, en el centro donde iba a comer a diario, habíaconocido a un voluntario súper buena onda. Me invitaba a tomar café después dela comida y charlábamos sobre la mente y la vida.

La buena onda creció rápidamente y empezamos a quedar por las tardes a tomarcañitas, viendo los partidos del mundial. Cuando me fui de casa de micompañero, solo tuve que hablar con él y me abrió la puerta de su casa de paren par, no solo eso, si no que me cuidaba como si hubiera encontrado unhermano.

Sin pedirle nada, se preocupo de que no me faltara de nada. Siempre había unpaquetillo de tabaco a mi lado, una botella de vino para cenar y conversar y lanevera con la mejor comida que podía comprar para hacer mi vida y mi presenteperfecto.

Su casa estaba en un aparta hotel, disponía de piscina, equipo de música (quienme conoce sabe lo importante que es para mí la música) y todo tipo decomodidades. A veces salía al balcón que daba a la piscina y me daban ganas dellorar de ver como el universo me cuidaba y donde me encontraba después detodo.

Aquí y con el tiempo de convivencia me encontré con una pequeña encrucijada.Todos los días mi hermano voluntario estaba completamente atento de que no mefaltara de nada, pero no podía ayudarlo a ir a comprar las cosas quenecesitábamos por no utilizar el dinero, o a veces olvidaba comprarme tabaco y teníaque volver a bajar para que no me faltara.

Me veía con todo el tiempo del mundo y prácticamente tocándome los cojones,viviendo como un marques y a él trabajando, atendiendo a su madre enferma yluego teniendo que hacer todo lo demás, la compra etc.

No podía seguir así, medite si al ayudarlo a que me ayudara y utilizar esedinero, moralmente me estaba saltándome mis principios y llegue a la conclusiónde que seguía recibiendo lo mismo que me ha traído hasta aquí, la voluntad delas personas como él y que por desgracia se hace a través de este cáncer parala mente como es el dinero, puesto que el sistema ha conquistado la mente delas personas por este medio.

Vivir con él, me permitió experimentar los dos extremos de la sociedad, por unlado iba al centro todos los días a ducharme, desayunar, comer y convivía congente con problemas, sin papeles que habían llegado en patera, drogadictos,gente sin techo, delincuentes, ladrones (así los etiquetamos en esta sociedad) etc.y por otro lado, cuando abandonaba el centro, llegaba a mi casa (así me hizosentir desde el principio mi hermano el voluntario) me encontraba en el sitiodonde los turistas, sobre todo extranjeros, disfrutan de sus vacaciones con lasgafas de sol, la colchoneta en la piscina y la cerveza bien fría en la mano.
Vivir así te hace ver que nada tiene sentido, que esta sociedad esta caduca,que la justicia no existe y que las leyes que la rigen no trabajan por ella (másadelante se podrá ver mejor esto), sino que son opresivas y sirven como formade control y como vehículo para la perdida de la libertad, tanto de unos comode otros.

Tres meses viviendo en el centro, se viven con una intensidad enorme. Cada díaes una historia nueva, la monotonía no existe, nunca sabes que personaje aparecepor la puerta y en qué condiciones aparece, las historias son desgarradoras aveces, otras violentas y a veces enternecedoras. Las chicas (Los Ángeles deCharlie) realizan un trabajo enorme y que no tiene precio.
A veces las critican porque cobran por su trabajo. Alguien me dijo una vez;

- Es que ellas no te dan de comer, te da la institución a la que pertenecen.Ellas están aquí porque cobran.
- A si... y cuando viene alguien hecho un ogro y les grita, les insulta, lasamenaza ¿les grita a ellas o a la institución? Cuando viene alguien que quiere echarla puerta abajo ¿Quién hay dentro, ellas o la institución? Cuando alguien llegay las engancha de los pelos ¿a quién se los arrancan a ellas o a lainstitución? Cuando viene la otra y se corta los brazos allí, delante de ellas¿quién está enfrente, ellas o la institución? ¿Quién se va a su casa con eso,ellas o la institución?

Yo creo en las personas, no en las instituciones, si alguien quiere encontrarla felicidad tiene que ser él mismo, no ser como todos los demás. La vida esindividual, cada uno siente diferente, cada uno elige que hace en cada momentoy crea con sus actos en el presente lo que va a vivir en el futuro. De todasmaneras, el centro es una gran escuela de la vida.

Intentar contar en este blog tres meses de experiencias es imposible, perosacare algunas historias para que se vea el sin sentido de toda esta sociedad.

Habían dos chicos marroquíes, uno había venido en patera dos veces sin sabernadar, (no sé si podéis poneros en la piel de una persona que tiene que cruzarel océano en cuatro palos sin saber nadar, pero no me gustaría que nadietuviera que pasar por eso nunca), y por supuesto no tenia papeles. Llevaba diezaños en España sin papeles y había vivido toda clase de experiencias en lacalle, siempre tirado, en chabolas y andando por los callejones escondiéndosede la policía.

El otro, llego al centro con un corte en la mano muy feo, la carne del dedocorazón completamente levantada y el corte llegaba a la base de la mano levantandoel callo entre los dos dedos. Por supuesto, sin papeles no quieren ni arrimarsea un hospital, donde tendrá que dar toda clase de datos. Estuve curándole lamano unas dos semanas, con agua, agua oxigenada y "Betadine", durocomo las piedras, no soltó un quejido nunca y la mano se recuperoperfectamente.

Los dos ayudaban en el centro a hacer diversas tareas, siempre buena onda y despuésde todo lo que viven y como lo viven, buena gente. Querían trabajar y ganarsela vida, pero sin papeles no se puede.

La policía vino un día y se los llevo a un centro de inmigración y lo últimoque oí de ellos es que habían sido deportados.

Luego había otro nacido en Melilla, este si tenía papeles, muy corpulento y unindeseable. Ladrón, drogadicto, capaz de hacer cualquier cosa, sin que dentrode él se pueda dar un sentimiento positivo. Si en el corazón no hay cariño,bondad, amor, este nunca se encuentra vacío y lo que se encuentra es locontrario, odio, rencor, egoísmo.

Al llegar al centro ya tuve problemas con él, un par de encontronazos gratisque me dedico para explicarme el miedo que tenia y que al ver que no iba a echaratrás y no cedía, decidió guardar las distancias conmigo.

Este tipo va sembrando mal por donde pasa, pero este si puede andar tranquilopor la calle, cruzándose con la gente y repartiendo todo lo que tiene en suinterior. Va quemando a todo aquel que se cruza en su camino. Los quemadosllegaran quemados a casa y quemaran a los suyos. Los suyos dormirán quemados yse levantaran quemados y quemaran a los demás al día siguiente y así como unabola de nieve de energía negativa (hay una película muy buena que muestra estoy muchas otras cosas de una manera magistral "Crash")

Al tiempo fue expulsado del centro. Después de cuatro meses todavía anda dando loque tiene por aquí, sin problemas... como tiene papeles y los otros dos que sihubiesen tenido alguna oportunidad, era gente con la que se podía convivir ycompartir, deportados.

Es difícil imaginar que un tipo así, una vez fue niño inocente, limpio y puro,pero su sociedad y la gente que lo rodea hicieron un gran trabajo deeducastración hasta llenarlo de todo lo que tiene. Una lástima. Ahora la mismasociedad que lo hizo así, lo condena, lo rechaza y seguro tarde o temprano lo perseguirá.

Otro día vino la policía secreta al centro, visita de rigor y papeles a todoslos que nos encontrábamos en la puerta. Después de comprobar mis papeles, mepregunto;


¿Qué haces aquí?
Estoy de viaje aSudamérica.
¿Qué vas a hacerteun viaje de ida y vuelta? ¿Un buen negocio?
Claro, soy unnarcotraficante y todos los que habemos aquí somos delincuentes a los que hayque perseguir.

Apunto mis datos ylos de todos los demás en una libreta y se fueron mirando de reojo.
Hay trabajos que crean todo tipo de paranoias persecutorias y todo tipo deprejuicios que no son buenos para nadie.

Otro día, estaba sentado en un sofá que hay a la entrada del centro, unpersonaje nuevo, que no había visto nunca, entro por la puerta y se sentó,justo a mi lado. Tenía los ojos inflamados en sangre. Me miro y me dijo;


Mañana mira losperiódicos, porque voy a matar a mi hermano y a dos policías.

Ya cuando le vi losojos, me esperaba algo así.


¿Y por qué vas ahacer eso? Le pregunte.
Porque tengo quehacerlo.
Bueno, puesentonces ves y hazlo.
¿Y te vas a quedartan tranquilo, sabiendo que voy a hacer una cosa así?
Mira, yo no los voya matar, los vas a matar tu y ese no es mi problema es el tuyo. Lo que si tepuedo decir es que lo que siembras recoges y me parece que eso que vas a haceres lo peor que puede hacer alguien con su vida.

El tipo me dio lamano y me dijo;

Pues ahora te voy amatar a ti.
Bueno, si hallegado la hora, pues aquí estoy, yo sé que eso no depende de mí y que yo no loelijo, si no que es una cosa natural que viene cuando tiene que venir y ademásllega en el momento perfecto que ha de llegar. Completamente tranquilo y sinque me temblara la mano.

Entonces rompió allorar y estuvimos hablando un buen rato. Lo saque del centro y nos sentamosbajo un árbol del jardín del parque. Estuvimos hablando un par de horas más. Lemostré que él quería a su hermano y que su hermano también lo quería a él. Alfinal, conseguí que lo pospusiera para mañana y que se fuera a bailar a LasPalmas a quitarse toda esa basura de la mente y que mañana cuando estuvierasereno decidiera que hacer. Me tuve que ir sin comer del centro, porque nos ibaa dar la comida a todos y lo encamine hacia la parada del autobús. Por supuestonada apareció en los periódicos, al día siguiente, ni luego.

Antes de esto habían aparecido dos chavales nacidos en Polonia y que llevabanuna semana por allí. No había hablado casi con ninguno de ellos. Un día uno deellos me acompaño a ir a por la comida del centro, que entregan los hoteles,uno cada semana. En la ambulancia hablamos y cuando llegamos le dijo al otro;

Sabes, hay uno quedice las mismas cosas que tu, y me encontré con toda una bendición de persona,bien jovencito, larguirucho, rubio, con el que no me hace falta ni hablar paraentendernos. Desde entonces me acompaña y nos hemos hecho inseparables.

Otro nacido enPolonia, bebió una noche hasta quedarse dormido en un banco dentro de un grancentro comercial. La seguridad del centro, sin decir nada, sin mediar palabra,roció la cara del nacido en Polonia con un espray de autodefensa. El compañerose despertó del ataque completamente desconcertado y comenzó a gritar asustadosin saber qué pasaba. Los de seguridad sacaron sus porras y le atizaron,mientras conseguía escapar y salir del centro comercial.

Al llegar a la calle encontró una parada de taxis y les pidió a los taxista quellamaran a la policía. Nadie le hizo caso. Comenzó a parar los coches quepasaban en busca de ayuda y un coche de policía apareció en ese momento. Lesinformo de todo lo que había pasado y los policías se excusaron diciendo que nopodían atenderle por que tenían otro servicio y lo abandonaron sin llamar aotra patrulla.

El nacido en Polonia se puso más nervioso todavía y la impotencia fuecreciendo. Busco otro policía que lo ayudara por las calles hasta que encontróa otro que circulaba en una moto. Le contó todo lo ocurrido y le dijo que sefuera a casa, que nada pasaba, he intento marcharse. El polaco se aferro a lamoto y no lo dejo marchar, quería que se pusiera una denuncia o que quedaraconstancia de los hechos. Al detener la moto, el policía se enfureció y loempujo y dijo que si seguía así lo detendría y el polaco aceptaba encantado yle invitaba a detenerlo, pues así se tendría que escribir una denuncia yquedaría constancia de todo, pero nada, el policía intentaba irse.

El nacido en Polonia entro en cólera y comenzó a desnudarse y tirar la ropa alsuelo, para que no pudiera irse. En este momento llegaron más coches depolicía, lo cogieron y lo obligaron a vestirse, tirándole la ropa. Siguieroninvitándolo a que se fuera a casa e intentaron marcharse, el polaco volvió aponerse delante de los coches sin dejarlos marchar. La policía enfureció, bajodel coche y saco la porra para atizarle de nuevo, pero se dieron cuenta quehabía gente mirando y guardaron las porras, lo obligaron a sentarse en unbanco. El nacido en Polonia les decía que lo detuvieran, porque sabía que noiban a hacer nada, que no querían que se pusiera una denuncia. Le dijeron quefuera mañana por la mañana a la comisaria y pusiera la denuncia, pero él no quería.Los policías se disponían a irse otra vez y el polaco se puso en posición de peleacon la policía con los puños frente a su cara, con el fin de que de una vez portodas lo detuvieran. Entonces el policía dijo;

- Esta bien vamos a hablar con los de seguridad del centro comercial.

Por supuesto ellos se conocían y se llamaron por sus respectivos nombres. Elpolaco le pidió a la policía que tomaran los datos de la seguridad para poderponer una denuncia. El policía escribió en un papel de una libreta los nombresde los de seguridad y se lo entrego al nacido en Polonia. Este arrugo el papely se lo lanzo a la cara del policía, a ver si así lo detenían y se escribía unadenuncia formal. El policía recogió el papel del suelo y se lo devolvió paraque pusiera una denuncia al día siguiente.
La policía se iba y el nacido en Polonia todavía era más colérico y comenzó agritarle a los seguridad y a los policías toda clase de insultos. Los seguridadsacaron otra vez las porras y la policía evito que le pegaran y el nacido enPolonia ponía las manos para que lo arrestaran. Los policías mandaron a los deseguridad al interior del centro y se llevaron al nacido en Polonia fuera, ledijeron lo mismo de antes... para por la mañana.

La cosa era de película, el agredido intentando que lo detuvieran, los policíasintentando escapar y los agresores que querían continuar agrediendoimpunemente.

El nacido en Polonia decidió ir a la comisaria a poner la denuncia. Cuandollego, le contó todo lo ocurrido con la seguridad y la policía. El policía ledijo que esperara fuera de la comisaria, que luego le hacían la denuncia. No queríanescribir una denuncia en la que se vieran implicados los agentes.

Después de una hora de espera y habiendo atendido a otras personas quellegaron, ellos todavía seguían en la puerta. El polaco fue a dentro y preguntoque por que atendían la gente y el tenia que esperar, ¿por qué no le escribíansu denuncia? La policía lo empujo a fuera de muy mala manera. Otro nacido enPolonia que lo acompañaba le pregunto al policía ¿por qué empujas a este hombreasí? Solo quiere poner una denuncia que vosotros no queréis escribir. ¿Cuál esel problema? Más policías salieron al oír el altercado.

Encontraron la escusa del lenguaje y les dijeron que no podían poner ladenuncia por qué no se entendían bien y tenían que buscar un traductor y quepor la mañana buscarían uno y que si no lo encontraban tendrían que esperartres días. Se negaron a irse y los obligaron a esperar fuera.
Después de una media hora la policía salió y también les prohibió esperar en lapuerta. Otra vez quilombo. La cosa siguió así hasta cerca del amanecer en quedesistieron porque nadie iba a escribir la denuncia.

La lepra social que te condena, te deja sin derechos por no tener nada, porestar en la calle, eres basura social a la que se la puede tratar como quieras,porque nadie te va a proteger, ni la justicia, ni las leyes, ni los que tienenque hacer que se cumplan.

En las condiciones en que se vive en la calle, para que os hagáis una idea dela intolerancia, si te pones a jugar a las cartas en el paseo con un altavoz debolsillo, vienen tres coches de policía a decirte que quites la música quemolesta a los vecinos. En la plaza de Maspalomas donde están todos los localesnocturnos, la música suena hasta altas horas de la madrugada sin dejar dormir anadie de los edificios colindantes, los cristales de las ventanas retumban, losvecinos han puesto infinidad de denuncias y la policía no hace nada y la músicasigue, pero tú, con un altavoz de bolsillo necesitas tres coches de policía. ¿Dondeestán las leyes de contaminación ambiental que en otras partes de Españacierran locales? La diferencia radica en que los locales no son de la gente dea pie o de la calle, si no estos estarían pagando multas por estas leyes y losque están jugando en la calle a las cartas no son los dueños de los locales,empresarios respetables socialmente, que serian saludados por los agentes, sinser molestados por la policía al pasar por su lado en el paseo. ¿Porque lasleyes no se aplican para unos y para los otros se aplican a rajatabla unasveces y se ignoran otras, según convengan? ¿Según convenga a quien?

Mi madre y mi hermana vinieron a visitarme. Antes de dejar a mi madre, le dijeque no se preocupara por mí, que nada de lo que necesitara me iba a faltar, queel universo me da exactamente lo que necesito en cada momento siempre. Cuandollegaron y vieron donde vivía y como estaba, mi madre flipaba, aunque ya, lamujer no se sorprende por nada. Haber luchado por mi libertad y conseguir quemis padres la respetaran, fue un trabajo duro. Ahora aparte de aceptar, de laboca de mi madre salen cosas como que se siente orgullosa de mí y eso para míes algo muy grande, ver como tiene fe en mí y como sin llegar a comprendermetiene una confianza ciega.

Pasamos diez días juntos, conoció a mi hermano el voluntario, a los polaquitos,a las chicas del centro y a la gente con la que convivía allí. Fueron unos díasfenomenales, mama cocinando y la niña de mis ojos que es mi hermana otra vez enmi vida por un tiempo.

Un gran amigo me dijo una vez;

-mantenerse concentrado debajo de un anacardo, rodeado de animales y naturalezaen estado puro en India es muy fácil, pero cuando vuelves al mundo al revés, almundo artificial, al bombardeo mental, cuando te separas de la naturaleza, lacosa ya no están fácil.

Aquí cometí el primer error de este viaje. En algún momento perdí miconcentración, mi paciencia y me deje llevar por lo que creí necesitar,sabiendo que no puedo necesitar nada, porque nada soy y todo me es dado.

Le pregunte a mi madre si quería aportar dinero para que los polaquitos y yo,fuéramos a la Gomera en busca de barco para Sudamérica. Mi madre que porsupuesto me daría lo que fuese, acepto y le dio 200 euros a mi hermano elvoluntario, que eran más que suficiente para llegar. Mi madre no saco los ticketsde los barcos de Las palmas a Tenerife y de Tenerife a La Gomera, si no quecogimos el dinero y los compramos nosotros. Mi mente me decía que era lo mismoque como ir a comprar en casa de mi hermano, pero no es lo mismo. Tarde endarme cuenta y por supuesto el universo que no me deja que me doble, que meavisa constantemente...! ehhh, que para allí no es!, nos lo mostró en el mesque pasamos en La Gomera.

La Gomera es una isla pequeña, preciosa y muy verde y su capital San SebastiánDe La Gomera son tres calles abajo, con el paseo marítimo, el puerto y lapequeñita ciudad en la ladera de una montaña.

Visitamos el norte de la isla haciendo autoestop y pasamos algunos días en lamontaña. Luego volvimos a San Sebastián para empezar a buscar barco y conocer gente.

Todo se dio al revés. En la biblioteca no hubo manera de poder acceder alcorreo. Para conseguir comida, después de haber visitado los serviciossociales, los que nos dijeron que si no éramos residentes no nos podían ayudary la cruz roja, que no nos podían ayudar si no nos autorizaba los serviciossociales (la señora burocracia tiene aplastado al señor sentido común yencarcelada y escondida a la señora justicia), decidí hacer un cartel comoanteriormente, que decía “de peregrinación a Sudamérica, nada de dinero, solocomida”.

La gente de la Gomera se porto maravillosamente y el primer día que me puse enlos escalones de las escaleras del mercado central, en una hora salí cargado decomida, mucha leche, latas, pan, zumos, galletas, nos pusimos bien contentos.Por supuesto, mucha gente quería darme dinero para que me comprara lo quequisiera y lo rechazaba diciéndoles que la única promesa que había hecho es noutilizar dinero en todo el viaje.

La gente no entendía bien, hoy en día, peregrinar es hacer el camino deSantiago y ponerse hasta el culo de fabada y tarta de Santiago, ir a comprarlos palos andadores de última generación del decatlhon y completarlo con todoel equipo decatlhon ultimo modelo, generando un volumen de negocio “x” por loslugares por donde se pasa. No es ponerse en manos del universo, entregarte a elcamino con fe de que se te dará todo lo que necesites, sin miedo y aprenderviviendo todo tipo de experiencias, con todo tipo de sentimientos, aprendercomo el universo siempre está presente, nunca te abandona y te muestra elcamino... no, eso no es peregrinar, es lo otro.

Fuimos al mercado, cada vez que nos quedamos sin nada de comer. Sobre la cuartavez, nos acercamos uno de los polaquitos y yo. Estábamos sentados allí yapareció la intolerancia. Un hombre se puso enfrente de nosotros y nos soltó;

Me dais asco.
Pero hombre, que eslo que le hemos hecho nosotros. No molestamos a nadie y cada uno es libre dedar o no dar, no cogemos el dinero.
Que me dais asco.Con mucha peor onda y entro al mercado.

Lo veía hablarpuesto por puesto con la gente del mercado echando pestes de nosotros, por loscuatro costados. Hasta ese momento una mujer nos había dado unos litros deleche y un paquete de galletas. Después de que entrara este individuo, ya nadienos dio nada, el boca a boca en los sitios pequeños es lo que tiene. Unnegativo, repartiendo energía negativa a la gente. Gente inocente y buena genteaceptando esa energía negativa. Resultado, todos negativos. Cuando le echas salal agua se sala todo el agua.

Cuando salió, lo llame y le dije;

¿Qué cojonesquieres?
¿Es usted católico?
A ti te voy yo adecir lo que soy.
Bueno, pues quesepa que si es usted católico, usted me ha juzgado y me ha condenado sinconocerme y al condenarme está condenando a Sócrates, Buda o Cristo que vivíanexactamente igual, de la caridad de la gente, a si es que, usted está lleno deprejuicios y es un intolerante.

Paso de agrio,enfadado a agangrenado;

A ver si vas tú avenir aquí, a mi isla (por supuesto a estos les pertenece la isla, no ellospertenecen a la isla) a decirme lo que tengo que decir yo. Porque yo soypequeño y tengo los cojones pequeños pero los tengo bien pegaditos al culo.

Estoy seguro que nome escupió en la cara, porque había más gente allí. Una cosa me quedo clara, lamente la tiene justo al ladito de los cojones.

Vivíamos en una cueva que la erosión del mar había producido con el paso deltiempo , con solo lo que llevábamos dentro de las mochilas. Cuando llegamos a lacueva observamos que los pescadores y domingueros varios, tenían las rocasllenas de todo tipo de basura. Decidimos que cada vez que saliéramos, llevaríamosunas bolsas y poco a poco iríamos recogiendo todo lo posible y así lo hicimos.
Una noche habíamos colgado una cuerda para que se secaran los bañadores. Por lamañana ya teníamos allí a los trabajadores de medio ambiente;

- Aquí no se puede estar, la ley prohíbe acampar en toda la costa, además si oscae una piedra del acantilado en la cabeza a quien vais a reclamar (esto es lo únicoque nos preocupa, que no se reclame al Ayuntamiento, que es el amo que me datrabajo).
- Mire nosotros somos buena gente, la cueva nos cobija del aire y de la lluviay no tenemos otro sitio.
- Bueno, pero aquí no se puede estar.
- ¿Y donde se puede estar?
- No lo sé, pero aquí no, si no lo siguiente que va a venir va a ser la guardiacivil y va a ser peor.
- Ustedes son de medio ambiente y nosotros somos los que hemos limpiado estoque estaba hecho una porquería, lleno de basura de mil años. Los señoresmiraron a su alrededor y se dieron cuenta de que era cierto y la onda cambio.

. Mire la cuestión es que ya sabemos lo que no se puede hacer, porque todo elmundo viene a decirnos que no se puede hacer, que es todo menos trabajar ypagar, no se puede vivir en una casa porque es inhumano pagar por una hipoteca,ni fuera de ella, no se puede esto, no se puede lo otro, pero nadie nos dice,¿qué se puede hacer?. ¿Dígame que podemos hacer? como no tenían respuesta,quedaron en silencio.

-Si a ustedes les molesta el tenderete, nosotros lo quitamos y recogemos esto(la sabana, las esterillas y los sacos de dormir) todos los días, pero comoustedes no me dan otra idea de donde podemos estar, nosotros vamos a seguirviniendo a dormir aquí, con exactamente las mismas cosas con las que dormiríamosen la playa sin problemas.

(Es que tiene huevos la cosa, con las misma cosas te pones en la playa y nadiete puede decir nada, pero si te pones en una cueva porque hay techo, que está acincuenta metros de la playa, vendrán rápidamente a sacarte).

Los señores se fueron mirando a su alrededor observando el sitio que habíaquedado bastante limpio y no dijeron mas. Volvimos luego a cruzarnos con ellospor la calle y buena onda. Limpiar aquello fue el punto.

El mismo día del intolerante del mercado, lo teníamos bastante crudo para comery aparecieron dos increíbles y maravillosos chavales de Las Palmas de Grancanaria, que montaron la tienda de campaña entre las rocas, justo al lado de lacueva, en un sitio imposible de montar una tienda, pues allí llegaron. Nosconocimos rápido, increíble la onda y nos apañaron el día con unos bocadillos.Fuimos a pescar juntos, bebimos vino, reímos y cantamos por las calles de San Sebastián.La pasamos en grande. Acabamos durmiendo los cinco en la cueva, con música ydisfrutando de lo lindo, hasta que quedamos dormidos por el vino y elagotamiento.

En un momento me despierto y veo dos guardia civiles que se acercaban hacia lacueva. Pensé que no había peor momento para que vinieran. Habíamos cinco, endos metros cuadrados de cueva y el suelo lleno de botellas de vino vacías ylatas de cerveza, durmiendo y entre medias del colocón y una resaquillaimportante

Los guardias se acercaron y nos pidieron que nos destapáramos la cara que teníamostapada por los mosquitos. Miraron al rededor y vieron las botellas y la caña depescar y dijeron;

- ¿Que estáis de fin de semana de pesca? Pues luego recogerlo todo e iros, que aquíno se puede estar y se marcharon.
- Nos despedimos de los chicos al día siguiente. Nos habían dado todo lo que necesitábamos,hasta unas chanclas que se nos habían roto. Menudo corazón portan los dosniños.
Nunca nos fuimos de la cueva. Tampoco volvieron los guardias.

Un día fui a recargarlas pilas a la oficina de las cruz roja. Con el chico quetrabajaba allí, también muy buena onda. Le pedí cargar las pilas y aceptoencantado.

No teníamos nada de comer y no pintaba bien conseguir algo de comida, el sitioes muy pequeño y todos los días, la gente se cansa de darte cosas. Pensaba...algo pasara, alguien aparecerá. Cuando fui a recoger las pilas, él por sucuenta me había preparado unos quesos y unas cajas de galletas.
Comimos galletas con queso, durante unos ocho días, día y noche y gracias.

Cuando se acabaron, quedamos otra vez en la misma. Estábamos sentados en laplaya y apareció un hombre mayor con una bolsa de dátiles para nosotros. Ese díacomimos solo dátiles. El hombre venia a hablar con nosotros a ratos y leencantaba charlar. Cuanto más compartíamos mejor era la onda. Otro día nossalvo con pan y chorizo.

La onda en la calle, con alguna gente de la isla fue subiendo de intensidad,cada vez las miradas eran peores. En San Sebastián hay como cien personatrabajando en la limpieza de tres calles y poco mas (mejor limpiando que en elparo, se les ha de pagar igual y políticamente es más rentable, se gananvotos). Les ayudábamos, aunque era bastante difícil encontrar algo para fumar, recogíamoscolillas de la calle y liábamos el tabaco con el papel de los palos delchupachus.

A los chicos los echaron de un bar donde intentaron recargar un pequeño portátilque llevaba uno de ellos. Los llamarón muertos de hambre y los echaron. Laverdad es que el hombre no mintió, estamos muertos de hambre, pero se puedeayudar o patear a alguien, cada uno decide en cada momento que hace.

Había conseguido imprimir en los servicios sociales, unos carteles para pegaren las cercanías del puerto. Alguna gente, fervientes amantes de nuestra causa,los pintaros y los arrancaron.
Me entere que salía una regata de 250 barcos, desde Las Palmas. Había quevolver a Gran Canaria, allí no íbamos a encontrar nada.

Ya cuando paso lo del intolerante del mercado, empecé a meditar que algo habíahecho mal, en algún sitio me había equivocado sin darme cuenta, por que lascosas no estaban saliendo y no podía avanzar. Todo me lo impedía y nada escasualidad, a si es que algo había que generara que la cosa no fluyera.

Acabamos cansados, con el alma que se te va muriendo poco a poco, a cada patadade intolerancia y cuanto más tiempo pasas en estas condiciones, mas se apaga laluz que llevas dentro. Todo influye, el hambre, la onda, pero lo que te estaapagando, es la falta de cariño. Si hay cariño lo demás queda en un segundoplano. Si se sigue con esta falta de cariño, que es lo que pasa en estasociedad egoísta, con el tiempo, lo mas lógico es que aparezca la enfermedad y aquíradica muchas de las enfermedades que padece la gente.

Otro regalito de tu sociedad, para la que por supuesto tiene el remedio,administrarte un montón de pastillas para que no te enteres de nada, de unosmaravillosos laboratorios que se preocupan por ti y por tu salud, completamentealtruistas y a los que no les importa para nada el dinero. Para los que tu saludes lo primordial. Un tratamiento de un año de VIH le cuesta a la seguridadsocial unos 6000 euros aproximadamente, ¿que llevan dentro oro, platino paraque cueste eso unas pastillitas? ¿Quién permite esos precios? ¿Los paga con sudinero quien los permite?. Por supuesto es por tu salud, no es un gran negocioque la gente enferme y encima lo que realmente te hace falta es cariño que nocuesta dinero y no hubieses enfermado. Luego por la tele te dirán que más valeprevenir que curar y te venderán otra clase de pastillas para que te prevengasde todo, una pastilla para cada miedo. Solo necesitabas cariño y ahora parecesun sonajero andando por la calle.

En La Gomera aprendimos mas sobre el sin sentido de la sociedad.

Si duermes... mal, da igual donde duermas... molestas. Si te da un apretón y tepones a mear en un árbol... alguien vendrá y te dirá que eres un guarro o porlo menos lo pensara y lo notaras, sentirás la onda de esa persona y la de los demás,todos te miraran mal. Después, esa misma persona ira a su casa y sacara superro a la calle y meara en el mismo árbol o en otro, que mas da y la gente dealrededor dirá;

- Hayyyyyy... que perro mas mono, y que mochete más lindo lleva ¿a que peluqueríalo llevas? y todos felices y contentos.

Si te lavas en la ducha de la playa con champú... la hecatombe. Los que paseansaltaran como fieras... ahiii, manchando la playa. Nadie piensa en losproductos que utiliza en su casa, todo lo que va por el fregadero como elaceite, o los productos que utilizamos para la lavadora, insecticidas, basuras,envases de la sociedad envasada, (un día nos van a envasar a nosotros tambiénpara que no nos deterioremos al ir al trabajo, no vaya a ser que no produzcamosbien o para que estemos listos para consumir), el papel que gastan y lo quecontaminan las papeleras que lo producen, no... Eso no es cosa de la gente,para eso ya están los dirigentes que son los más honrados y humildes y quevelan por tu salud y tu seguridad.

Nadie ve esto, porque es normal y como lo hacemos todos, pues no importa. Loque sí es cosa de la gente, es saltar como tigres si te ven lavarte, pecadocapital. Mi aportación a todo esto es un poco de jabón al día, que por cierto,yo no fabrico... condenado, y a los que los fabrican les damos las gracias;

- Gracias guana por darme trabajito. Vende mucho, haber si te dan el premio dela revista bussines, todos nos ponemos contentos y te compras un Ferrari. Nosabes con te va a admirar la gente.

Si no te lavas... ni te cuento que pasa, no hace falta.
De lavar la ropa, ni hablamos, la mejor manera es quedarte sin dormir y esperarla noche cuando no allá nadie paseando y que te vean, poner la ropa a secar aescondidas y retirarla antes de que amanezca. Da igual que utilices jabónnatural que no contamina.. La ducha de la playa no está para eso y todo elmundo lo sabe.

Vamos, resumiendo, has de vivir escondiéndote de todo y de todos. Si quierespelear con alguien, no te hace falta hacer nada más que ser tu mismo y tuscircunstancias o dejar de esconderte y se dan argumentos y situaciones a cadaminuto del día. Todavía creo no haberle faltado el respeto a nadie en todo estetiempo y he sido condenado, prejuzgado, avasallado, apedreado, insultado. Granvirtud lo de la paciencia.

Teníamos que salir de allí y llegar a Gran Canaria, haber si podíamos encontraralguien que nos llevara para las Américas. Miramos varias maneras y no saliónada. Decidí llamar a mi hermano voluntario, que por supuesto no me fallo y nosmando dinero para que pudiéramos retornar a Las palmas. Otra metida de pata.Ahora me sentía como el culo. Todo esto se había caído, sin darme cuenta había caídojusto en el lado contrario de donde pretendía estar. Había utilizado el dinero.Parecía que todo lo vivido en el camino, todo lo luchado durante meses, ya no serviríapara nada.

Tomamos el barco para Los Cristianos y el autobús para Santa Cruz de Tenerifecompletamente sumido en mi mente. En el autobús me di cuenta de todo. Estabavolviendo al mismo lugar donde cometí mi primer error, exactamente al mismositio. Me vi, de niño cuando me caía y me volvía a levantar y entendí que me habíadoblado, que sin darme cuenta, elegí un camino equivocado, la puerta equivocaday el universo no me dejaba avanzar.

Me aviso en todo este mes, doblándolo todo, hasta que me di cuenta, mientras medevolvía al punto de partida.

Que no pasa nada por caerse, por equivocarse, solo que hay que dar media vueltay volver al cruce, que solo te tienes que volver a levantarte. Que caerme ylevantarme es lo que me ha hecho ser lo soy, lo que me hace aprender... y queme compongo de lo experimentado y sentido en tantas veces y veces me he caído yme he vuelto a levantar en esta vida.

Unos de los polaquitos, decidió seguir camino por su cuenta y nos separamos enTenerife.
Al día siguiente nos encontrábamos en casa de mi hermano voluntario, bebiéndomeuna cervecita en su compañía. Volvimos ver a los ángeles de Charlie que noshicieron una cura de cariño a base de besos y abrazos. Volví a ver a micompañero de piso, mucho más tranquilo, sin pastillas, ni drogas, hablando comouna persona normal y mucho más relajado, lo que me dio muchísima alegría.

Me encontraba completamente relajado por haber entendido todo (desaparece laduda, desaparece la dualidad de la mente).

Volví al punto de partida lleno de un montón de experiencia y esperando novolverme a equivocar. Pidiéndole al universo que me ayude a mantenerme alertacon mi mente en el presente, que no me deje pensar.

Creo en la verdad por encima de todo y esta es la verdad, si en algún momentovuelvo a cometer otro error, que espero que no, no dudéis que diré la verdad,porque ella es la que lo cambia todo, ella es la que le dará la vuelta a estemundo sin sentido. Somos perfectamente imperfectos.

Llevo toda mi vida buscando la verdad de Dios y ahora me he dado cuenta deque Dios es la verdad. -Mahatma Gandhi-
avatar
Nando
Admin

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 10/09/2010

Ver perfil de usuario http://losviajesdenando.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.