SOCIEDAD

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

SOCIEDAD

Mensaje por Nando el Dom 23 Ene 2011, 16:28

Este escrito, “SOCIEDAD” está completamente unido a otros dos “CARTA PARA LA REVISTA REDES PARA LA CIENCIA” y “CREANDO UN MUNDO NUEVO” y para tener una mejor perspectiva de lo que intento explicar, os recomiendo que leáis primero “Carta para la revista...”, después, este de “Sociedad” y por ultimo “Creando un mundo nuevo”.

SOCIEDAD

Imaginemos la sociedad como un cubo de agua en el que todos nos encontramos. Todos estamos flotando sobre ese agua y los poderes sociales, que son, los capaces de dirigir, controlar y mover ese agua, dan vueltas al agua con un palo, en el sentido de las agujas del reloj. El agua coge la inercia hacia la derecha y todos los que flotamos en ella, nadamos girando a la derecha por la inercia.

De este modo, uno, cuando nace y viene a este mundo, no tiene conciencia de ese cubo de agua. Es como si tus padres te cogen del cuello de la camisa y te sueltan dentro del cubo y al caer, comienzas a girar en la misma inercia que todos los demás. Aun no eres consciente de donde te encuentras, pero te guste o no comienzas a girar.

Más adelante, si no te gusta la inercia o consigues hacerte consciente de dónde has caído, intentaras girarte e ir en sentido contrario y al hacerlo, chocas con todos los demás, que son al igual que tú, víctimas de la inercia del agua. Ahora, vas al contrario y no paras de chocar con unos y con otros, hasta que exhausto de nadar contracorriente, cedes y vuelves a entrar en la inercia.

Ahora ya eres social, ahora tienes que buscar la manera de sobrevivir lo mejor posible en esta inercia. Te entregas a la competición. Has de competir por ser reconocido socialmente por los demás, en los estudios, por una casa, por un trabajo, por ser aceptado... por lo que sea, pero competir. Si otros no tienen las mismas oportunidades que tú, ese no es problema tuyo, de eso ya se encarga la sociedad. Tú a lo tuyo y cada uno a lo suyo. Tu deber es competir para llegar lo más alto que puedas y con suerte conseguirás subirte al palo de los que controlan la inercia del agua, y que naden los demás. Todo el mundo anda con el agua al cuello, menos los que manipulan el palo, a si es que, es bien fácil divisar el camino a seguir. Hay que agarrarlo como sea, bien fuerte y escalar lo más alto posible.

El problema es que desde siempre, desde que tenemos uso de razón, este agua, esta sociedad ha sido nuestra realidad y no alcanzamos a ver otra cosa y aprendimos, que la vida es, no dejar de nadar para sostenerte, y el solo hecho de pensar en dejar de nadar, provoca miedo, porque si no te ahogaras y para dejar de nadar sin ahogarte, tienes que llegar al palo del poder.

Si consigues alcanzarlo, triunfaras socialmente, pero deberás seguir subiendo por él, porque cuanto más cerca del agua estés, más cerca estarás de que muchas otras personas que quieren un sitio en el palo te devuelvan al agua. Cuanto más alto estés en el palo, más lejana será la distancia con los que flotan con el agua al cuello.

Por supuesto, en el extremo del palo, se encuentran los que más poder poseen. Los que controlan la inercia del agua. Los señores del dinero. Los que tienen el poder de influir en las personas a través de sus multinacionales, sus medios de comunicación, sus bancos y economías, sus mercados bursátiles, controlando la información que llega a los que flotan con el agua al cuello, llenándolos de miedos y separaciones, para que estos, no dejen de nadar, que es lo único que necesitan para que todo continué igual.

Sobre esta inercia, estos miedos y diferencias en la gente, está basada la sociedad. Todos los que nos rodean están nadando, apoyando la inercia y generando más, y todos saben, que si dejas de nadar te ahogas, a si es que hay que llegar al palo, no queda otra. Hay que competir, y a los que compiten solo les importa ganar, no les puede importar ni la gente que agoniza con el agua al cuello, ni los demás competidores, de hecho, estos son sus rivales, quieren su sitio en el palo. O pisas o serás pisado, porque muchos son los que están en la base del palo, donde se junta el palo con el agua y todo el mundo quiere escalar el palo lo más arriba posible.

De esta manera, el que más arriba llega no suele ser la mejor persona, ni la más humilde, ni la más honrada, si no las personas más egoístas, y estas personas son las que controlan y dirigen la inercia y la información que llega a las mentes de las personas, a través de los medios de comunicación, educación, normas, reglas, leyes, éticas de comportamiento y morales y estas hacen girar el agua, provocando la inercia que generamos todos.

Por lógica... si las personas que controlan la inercia son de esta naturaleza, y todos seguimos como ovejas a éstos, por miedo a ahogarnos, el resultado de nuestra sociedad y de nuestro comportamiento es, el que tenemos en la actualidad. Explotación. Explotación de los recursos naturales. Explotación de la mujer, del hombre y de los niños, de mil maneras, trabajos, prostitución, condiciones inhumanas etc. Explotación de las especies animales y vegetales. Explotación de la tecnología. Explotación de la ciencia. Explotación del mar, del aire, de la energía... En definitiva y son los hechos, es nuestra realidad, explotación que trae sufrimiento, dolor, agonía y muerte de toda clase de vida, que conlleva la supresión de sentimientos positivos, la separación entre unos y otros, la supresión de cualquier tipo de individualidad o creatividad, la perdida completa de relajación y tiempo para vislumbrar lo que realmente eres, si no estuvieras en ese agua, en esa inercia y con ese miedo.

Pero... ¿cómo es posible que hayamos llegado a este estado mental de explotación? La cosa es bien sencilla.

Imaginemos que yo tuviera el poder de coger a una persona y sentarla en una silla, todos los días, durante cinco horas. Un sillón de estos cómodos, donde la persona se pudiera relajar para escucharme.

Una vez sentado, comenzaría a decirle repetidamente durante esas horas; colesterol, obstrucción de las arterias, enfermedad, madre mata a su hijo, marido quema a su mujer, terrorismo, fuego, asfixia, cáncer, terror, violación, asesinato, muerte, crisis, misiles, gente hecha pedazos, armas nucleares, genocidio, mujeres maltratadas, pene pequeño, a las mujeres les gusta grande, necesitas medicamentos para todas las enfermedades, consume, compra, muerte, cáncer, violación, necesitas consumir... y así durante las cinco horas todos los días.

Si yo hiciera esto, todos los días con una persona, ¿alguno de vosotros no pensaría que soy un...? (no se que poner, me salen tantos adjetivos para ponerme, os dejo a vosotros elegir, pero estoy seguro que, de cabrón no bajo) Esta persona, a los quince días estaría cagada de miedo.

Pongamos que esta silla se llame la de la información, televisión, radio, prensa etc., que por supuesto no controlan los que están en el agua. Pero aquí no acaba la cosa para nuestro amigo espectador.
Cuando se levante de esa silla, otro viene y lo sienta en la siguiente. Pongamos un par de horas más en la silla de la religión: Pecado, sufrimiento, dolor, crucifixión, adulterio, lapidación, sumisión, humillación, expiación, culpable, pecador, esto está bien y esto mal, Dios es castigador, teme a Dios, te está observando pecador... y así durante dos horas más.
Menuda sesión lleva nuestro amigo, pero... por supuesto ahí no acaba la cosa, hay más sillas.

Ahora unas cuantas horas más, en la silla del gobierno: Impuestos, crisis, economía, hacienda, paga, obedece, IVA, INEM, necesitas mi permiso, se buen ciudadano, obedece las leyes, patria, produce, país, defiende tus intereses, hipoteca, paga, pídeme permiso, nacionalidad, pasaporte, DNI, frontera, territorio, producto interior bruto, no puedes hacer nada sin mi permiso, Ibex 35, importación, exportación, produce.

De esta, a la siguiente, la del trabajo: Obedece, produce, asciende, empeña tu vida, sé el mejor, sueldo, nomina, jefe, encargado, presión, estrés, objetivos, produce, obedece, vende, compra, horario, canjea, operación, cliente etc.

Luego la de la ley y la justicia: Prohibido esto, prohibido lo otro, prohibido todo, pena, castigo, prisión, prohibido, cárcel, pena, multa, ilegal, condena, código civil, código penal etc.

Y por último, la más importante, la silla de los demás. Ahora, todos los demás, después de haber pasado por todas esas sillas, ya saben lo que es mejor para ti, lo que está bien y lo que está mal, lo que puedes hacer y lo que no. Nadie tiene ni idea de cómo tiene que vivir su vida, pero todos saben perfectamente cómo has de vivir tú la tuya. Nadie duda en juzgarte o recriminarte cualquier cosa que no sea lo normal, cualquier cosa que no hagan todos y en tenderte una mano para ayudarte y mostrarte el buen camino para que vuelvas al rebaño, para que no te ahogues en el agua. Nadie es feliz, porque después de esto, estamos llenos de miedos y ser feliz así, es una cosa imposible. La felicidad es la ausencia de miedo y esto genera todo lo contrario.

La enajenación y programación mental a la que somos sometidos es tan profunda, que en poco tiempo somos nosotros mismos los que nos sentamos, día tras día, en esas sillas por propia voluntad y con nuestras acciones hacemos de ellas la realidad que vivimos. No es de extrañar entonces, que si utilizamos nuestra mente de esta nefasta manera, nos generemos todo tipo de sufrimientos y enfermedades. Estamos convencidos de que la vida es sufrimiento y dolor, una especie de calvario por el que hay que pasar. Y después de esto que acabamos de ver ¿alguien se extraña?

Entender así la vida y estar sumergidos en esa agua social, nos hace crear una sociedad con un eje motriz que gira sobre la búsqueda de poder y el interés. Un eje motriz que solo gira sobre la rentabilidad. Si algo es positivo para todos y para la naturaleza, pero no es rentable, no se llevara a cabo, pero si es negativo para ella y es rentable, se acabara realizando. Si es un gran negocio y las leyes no son actas para la explotación, se cambiaran las leyes. Si los que tienen que cambiar la leyes se niegan, cambiaran a estos y pondrán a otros que no se nieguen y tarde o temprano se llevara a cabo, le guste o no le guste al 99% que está en el agua, solo hay que controlar la información que se le pasa a la gente por las sillas, controlar la opinión pública y en unos días estaremos defendiendo la explotación, porque es lo mejor para nosotros y para nuestra economía. Y nosotros no dejaremos que nadie estropee nuestros intereses. No nos planteamos si esos intereses realmente son los nuestros o los de unos pocos, los defenderemos convencidos e incluso llegaremos a la violencia o a la muerte para defendedlos, como bien nos enseñaron en esas sillas. Hay miles de ejemplos de esto en la actualidad y en la historia.

¿Cómo es posible que la deuda de España sea 612.000 millones de euros, cuando aproximadamente somos 60 millones de personas? Esto da una deuda de 10.200 millones de euros por persona. ¿Quién va a pagar esa deuda? ¿Creéis que podéis pagarla? ¿Alguien dejo de pagar las mil clases de impuestos, las mil clases de multas, las mil clases de obligaciones, durante toda su vida religiosamente, como buen ciudadano? ¿Cómo se ha generado esa deuda?
No hace falta ser un lince para saber quién va a continuar pagando esa deuda con su sufrimiento, los mismos de siempre, el 99% que están con el agua al cuello, mientras siguen entretenidos por la información, preguntándose qué es mejor, la izquierda o la derecha, esperando que los saquen del pozo los mismos que defienden y forman este sistema. ¿Qué veneno prefieres? Qué triste es ver cómo, lo peor hace bueno lo malo, cuando todo es lo mismo. La esclavitud empieza desde la primera deuda.

Ya hemos visto como funciona la sociedad, en lo que está basada y como se crea y afortunadamente, mucha gente en el mundo es consciente de esto, pero... ¿cómo abandonar esa inercia?

Abandonar la inercia no es posible (mas adelante veremos la manera de cambiar la inercia), lo que sí es posible es darse la vuelta, saltar de la silla y empezar a darte cuenta de cómo trabaja el sistema con tu mente. Empezar a cuestionarte que haces y porque lo haces, que intención tienes al hacerlo y que produce que lo hagas. Empezar a ser consciente de ti mismo lejos de esas sillas, sin que nadie te maneje, ni te controle, ni te mienta. Empezar a hacerte consciente de como inundan tu mente de miedos y mentiras que te arrastran a la infelicidad a través de la obediencia ciega. Observar todas las sillas y como se comportan las gentes que todavía siguen sentados en ellas y aprender de ellos. Empezar a desaprender lo que te enseñaron con la intención de controlarte y manipularte. Empezar a cuestionarte, que está bien y que está mal libremente por ti mismo. Empezar a darte libertad y a dársela a los demás, porque si te quedas esperando que la sociedad con sus bases y sus dirigentes, girando hacia donde gira, te den la libertad, esta no llegara nunca. La libertad conduce a la felicidad y no puede haber felicidad sin libertad. Tampoco puede haber esclavos libres, la libertad es lo opuesto a la esclavitud.

Una persona que salta de la silla, no ha abandonado la inercia, sigue en ella, pero ahora se ha dado la vuelta. Ya no nada buscando el palo. Sigue en la inercia, pero no contribuye con ella, mira en sentido contrario. Está viendo su interior y como los demás nadan a por el palo. Tampoco choca con todos, porque se deja llevar por la inercia, pero ahora lo está viendo todo, se está viendo a sí mismo y a los demás girando en el agua, mientras antes solo veía el palo de poder, porque es ahí donde lo enseñaron a mirar, porque es donde todos están mirando.

Esta persona que se hace consciente de cada mentira, de cada miedo y no los deja entrar en su mente, porque es consciente de que no son reales, que están creados para controlar y manipular la conciencia de las personas y los desecha, va creando espacio en su interior. Ese espacio es libertad y esa libertad lleva a la felicidad. Esta libertad y esta consciencia te llevan a poder sortear muchas órdenes del sistema que te oprimen y que vienen dadas, por gente que al igual que tú antes, andan sentadas en esas sillas. Esta libertad te da seguridad para decir no, y lo que antes aceptabas como una realidad, ahora lo desechas y pasa de largo. En lo que antes colaborabas, ahora ya no colaboras favoreciendo la inercia. La realidad empieza a cambiar, lo que antes estabas obligado y convencido de hacer, ahora ya no lo tienes que hacer porque es perjudicial para ti, liberas tu mente, liberas tu ser y tiempo para ti mismo y para saber lo que eres realmente.

Tu interior cada vez es más libre. Tu interior es cada vez mas solido. Mirar la vida desde las sillas es un valle de lágrimas. Ahora el valle de lágrimas desaparece. Los que están sentados en las sillas te verán cambiar e intentaran convencerte de lo errado que estas, porque mientras permaneces en las sillas, la única realidad es el valle de lagrimas, pero te da lo mismo, los sigues viendo defender la realidad de las sillas.

Si miras perfecto, todo es perfecto. Las sillas trabajan para controlar tu mente y entretenerla. El poder, conquista la mente de las personas y las personas conquistan el planeta para el poder.

Ahora... ¿cómo pararlo?

Hoy en día vemos cantidad de movimientos de personas que son conscientes de todo lo explicado antes, manifestándose y realizando diferentes acciones de muchas índoles, pero siguen obedeciendo las reglas del sistema. Por ejemplo, en el caso de la manifestación se ve claramente que ese no es el camino, por el hecho de que se sigue obedeciendo al palo de poder sobre la misma base. Si el poder te dice, como, de qué manera y cuando tienes que realizar tu protesta y si tu protesta no es acorde a los intereses del poder, si por lo que te manifiestas no interesa al poder, te enviaran un ejército antidisturbios armado hasta los ojos que disolverá la masa, si es necesario a través de la violencia y tu protesta no será escuchada. Es como ir a pedir pan al mismo que te hace pasar hambre y te da las migajas. Crees tener algún derecho, pero observamos que los derechos se acaban según los intereses del poder, que no duda en aplicar la violencia para parar las protestas que no les interesan.
Con lo que obtenemos siempre el mismo resultado, un punto concreto donde el poder puede atacar, masas volubles que se encienden con facilidad, que desembocan en violencia y gente con las mejores intenciones, con la cabeza rota, molidos a porrazos y gaseados. Con estas acciones se afianza el poder y crece tanto la impotencia de la gente, como el miedo y nada cambia en la base del problema.
Tengamos en cuenta que ese ejercito antidisturbios, se compone por gente igual que tú, con familia igual que tú, que trabaja por un sueldo como tú, para darle de comer a sus hijos como tú y que han recibido la información y preparación correspondiente en esas sillas, realizando su trabajo como tú y que están convencidos de lo que hacen y porque lo hacen como tú.
A estos, se les etiqueta bajo el nombre de fuerzas de seguridad y se ven privados de su individualidad bajo los uniformes y jerarquías, convenciéndolos de la responsabilidad que tienen para realizar esta función social por un bien mayor y común.

Pero estamos omitiendo la realidad, el punto clave de la manifestación real, que reciben ese sueldo y todo ese armamento, con el dinero que tanto tú como ellos, aportamos como contribuyentes y que, el poder no duda en poner a su disposición para estos menesteres, ampliando y no escatimando estos recursos, si su poder se ve amenazado, aunque tus supuestos derechos tengan que desaparecer o para ampliar su poder fuera de sus fronteras en otros países a través del ejercito.

Una manifestación más productiva, más eficaz y más real seria decir; señores somos todos victimas de lo mismo, y no enfrentarnos entre nosotros mismos. Ni nos vamos a juntar en masa para que un ejército de nosotros mismos, tenga un punto donde apuntar y que nosotros mismos resultemos dañados. Ni vamos a venir aquí a pedirle y gritarle a alguien que no escucha y que por la naturaleza egoísta de su posición social, se dedica a hacer todo lo contrario siguiendo sus intereses.
No vamos a seguir escuchando a estos señores, que disponen de un poder que cada uno de nosotros, individualmente le hemos entregado creyendo ciegamente en sus buenas intenciones y que con la misma facilidad, cada uno individualmente se lo puede quitar tomando conciencia de la realidad y desobedeciendo, dejando de escuchar, dejando de aportar nada y no contribuyendo a nada que genere más destrucción y explotación, sin tener que juntarnos en masa, bajo instituciones o agrupaciones, creando un cuerpo a donde se pueda dirigir el control de la información, el control de la opinión pública y de los demás poderes de control y opresión. La única manifestación eficaz es la desobediencia individual (hay un ejemplo maravilloso en un libro de José Saramago “ensayo sobre la lucidez”).

La manera de pararlo sin violencia, es un proceso individual de conciencia, tanto de unos, como de otros. Somos todos la misma sangre. Cuanto más gente se gire, cuanta más gente salte de la silla, cuanto más gente se haga consciente de la realidad y menos naden en esa dirección, menos fuerza tiene el palo de poder y menor es la inercia del agua. Cuanto más crece la conciencia individual, peor funciona la sociedad.

Cuando la inmensa mayoría se haya girado, dejando de nadar en esa dirección, el palo habrá perdido su poder, su fuerza para girar el agua y el agua comenzara a girar en sentido contrario, se invertirá la inercia.

Ahora el agua no gira hacia la sociedad y sus poderes. Ahora el agua gira hacia la humanidad. Ahora la inercia contraria, hace que los que van a contracorriente sean los que están en el poder, los que deseen destruir, oprimir, controlar, porque la unidad en la conciencia, la unidad en la verdad, la unidad en defender cualquier forma de vida, la unidad en la naturaleza, genera vida, genera inercia positiva, todo lo contrario de lo que tenemos ahora, inercia negativa y una degradación completa del planeta.

Ahora, ya no hace falta el palo de poder, porque la unidad de todos nadando en sentido positivo, hace que el palo se encuentre a contracorriente, hace que el palo gire con la inercia del agua y todos los que hay subidos se verán obligados a bajar al agua de nuevo, porque no hay poder cuando nadie te escucha, cuando nadie te obedece, hasta conseguir la igualdad total, la completa rotura de todas las diferencias desde la conciencia individual, desde la realidad natural, la conciencia total.

Todos girando el agua hacia la humanidad, todos andando en el mismo sentido, le daría al agua más velocidad, mas positividad, mas inercia... en definitiva, mas amor y el palo saldría despedido del cubo por la inercia. Los señores del palo que hayan sido humildes, que hayan abierto los ojos, los que rectifiquen su conducta egoísta, los que dejen de destruir, oprimir y controlar, los que se hagan conscientes, los que se hagan humanos, bajaran al agua sin ningún problema, porque el agua es consciencia y la consciencia es amor y los que quieran continuar destrozando vida, destrozando mentes, engañando y manipulando, los que continúen quitando luz, los que continúen agarrados al palo, saltaran fuera del cubo con él.

Ahora todo es unidad y un mismo camino; la humanidad. La positividad, la igualdad, el amor conseguirá romper la última barrera, el cubo y cuando esto suceda en todos los cubos, en todas las sociedades, cuando todos los cubos se hayan roto, el agua de todos ellos se unirá y formara un océano. Cuando todas las gotas de agua se hayan unido, la humanidad habrá nacido. Entonces no existirán las diferencias, ni las fronteras, ni los países, no existirá nada de lo conocido hasta ahora. Este es, el final del mundo conocido y el nacimiento de un nuevo mundo, como predijeron los profetas, astrólogos o los mayas.

Nando

avatar
Nando
Admin

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 10/09/2010

Ver perfil de usuario http://losviajesdenando.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

radek con polonia,¿dónde están ustedes ahora

Mensaje por Radek el Mar 15 Mar 2011, 01:19

Hola amigo!!
Tengo una pregunta.

dónde están ustedes ahora???
Escribí varias veces para Arcadio, pero no me habla a todos los :/

lo que es lo que te pasa, ¿por qué no dar señales de vida?

Por favor, hable en agosto a mi correo electrónico   " radziohan@gmail.com  "

su amigo Radek

saludos

PS.Espero que me escribió con claridad, porque mi español es aún débil

Radek
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.